Tesla llega a un acuerdo con las autoridades locales para reabrir su fábrica de California

El conflicto entre Tesla y las autoridades locales de California entró este martes en vías de solución después de una semana de tensión en la que el fabricante de coches ha recurrido a los juzgados para forzar que se le dé permiso para reanudar la producción. Tesla puede reabrir la fábrica tan pronto como el próximo lunes si cumple una serie de condiciones pactadas con las autoridades de salud del condado de Alameda, la jurisdicción donde se encuentra la empresa. El CEO de Tesla, Elon Musk, ha criticado duramente las órdenes de cuarentena, que ha calificado de “fascismo”.



“Ayer [por el lunes] recibimos el plan de control y prevención de covid-19 de Tesla, como estaba previsto”, dijo el martes en un comunicado el Departamento de Salud Pública del condado de Alameda. El comunicado recuerda que para abrir una fábrica es necesario un plan específico para ese lugar de trabajo, de acuerdo con las órdenes del gobernador de California.


“Hemos revisado el plan y hemos tenido un debate productivo hoy con representantes de Tesla sobre sus planes de seguridad y prevención, incluyendo algunas recomendaciones adicionales. Si el plan de Tesla incorpora estas actualizaciones, y los indicadores de salud pública siguen estables o mejoran, estamos de acuerdo en que Tesla puede comenzar a incrementar sus operaciones mínimas esta semana para prepararse para abrir tan pronto como la semana que viene”, dice el comunicado. El mensaje añade que la policía del condado vigilará que se cumplan las condiciones.


La resolución llega tras semanas de conflicto y confusión en torno a la situación de Tesla. Elon Musk ha recordado que se trata del último fabricante de coches que hay en California y que es uno de los principales empleadores del Estado, con 10.000 trabajadores. California se encuentra en estado de emergencia por la pandemia de la covid-19 desde principio de marzo y paralizó toda su actividad económica no esencial a partir del 9 de marzo, con las primeras órdenes de cuarentena de Estados Unidos. Tres días antes, habían hecho lo mismo los seis condados de la región de San Francisco, incluido Alameda.

Musk ha sido muy crítico con estas medidas. En Twitter, reprochó lo que considera histerismo ante el virus y pidió que se reabra la economía. “¡Devolved a la gente su libertad!”, tuiteó el pasado 1 de mayo.


La semana pasada, el gobernador de California, Gavin Newsom, anunció que aquellos condados que cumplan ciertas condiciones pueden ir pasando a lo que se conoce como la Fase 2 de desescalada de la cuarentena, en la que pueden volver a la actividad fábricas y negocios no esenciales siempre que cumplan ciertas medidas. Las autoridades locales de condados y ciudades pueden establecer protocolos más estrictos, si quieren, y autorizar caso por caso. Elon Musk entendió que podía abrir la fábrica de Tesla el pasado viernes 8 de mayo. Sin embargo, el condado de Alameda se lo impidió. La realidad es que la mayoría de los condados de California no cumplen aún las condiciones para reabrir completamente.


Musk entendió que el condado se estaba sobrepasando en su autoridad y que estaba creando inseguridad jurídica, según se argumenta en una demanda que Tesla interpuso el sábado contra el condado. El lunes, Musk tuiteó que pensaba reabrir la fábrica “en contra de las normas del condado de Alameda”. En el tuit, afirmó que esperaba ser el único detenido si trataban de impedírselo. El aparcamiento de Tesla volvía a estar lleno el lunes, pero no está claro si la actividad se había reanudado por completo. El martes, Musk envió un email a sus empleados agradeciéndoles la vuelta al trabajo.


Fuente: https://elpais.com/economia/2020-05-13/tesla-llega-a-un-acuerdo-con-las-autoridades-locales-para-reabrir-su-fabrica-de-california.html